MARKETING ECOLÓGICO

El Marketing Ecológico surge como una alternativa para promocionar una campaña, marca o producto, de una forma consciente y responsable con el medio ambiente. Los procesos comerciales del Marketing Ecológico se fundamentarán en satisfacer las necesidades de los clientes, lograr llegar a los objetivos de la empresa y minimizar del impacto en el ecosistema.

Los consumidores

El consumidor verde o ecológico es aquel que se muestra preocupado porque el impacto negativo sobre el medioambiente sea el menos perjudicial posible, trasladando ese interés a sus decisiones de compra. Estos consumidores dan un valor especial al concepto ecológico, valor que se traduce por ejemplo, en la disposición a pagar un mayor precio por este tipo de productos. La aparición de este nuevo consumidor preocupado, obliga a las empresas a adoptar una nueva forma de entender el marketing: el marketing ecológico (también denominado marketing medioambiental, marketing verde, ecomarketing o marketing sostenible).

La empresa y el marketing ecológico

El hecho de conocer las nuevas preocupaciones de los consumidores, la empresa debe tomar decisiones, considerando y valorando los recursos naturales que utiliza y las implicaciones de este uso para el medio natural. Entre los factores que van a influir en esta toma de decisiones estarán: los precios de las materias primas y energía, las tecnologías existentes y el coste de las mismas, la legislación ambiental existente, las restricciones, tributos y sanciones que van a afectar a los costes de los productos a ofertar. La empresa tratará de internalizar los costes medioambientales dentro de la cuenta de resultados, aunque puede suponer un problema. Para cubrir esta desventaja se puede hacer una mejora de la productividad total, aplicando o desarrollando tecnologías limpias y/o bien mediante una diferenciación y cualificación de sus productos al participar en la oferta con nuevos productos o servicios que minimicen su impacto ambiental.

Ejemplos de campañas de Marketing Ecológico

Una de las principales características de los consumidores actuales es que son mucho más conscientes de su entorno social y ecológico: se preocupan por que los productos que consumen no tengan un impacto negativo sobre el medio ambiente o sobre las vidas de los productores. Esto implica que buscan marcas y productos en los que puedan confiar y que tengan este valor añadido.

Los vegetales ignominiosos de Intermarché

intermarche

Para luchar contra el desperdicio de comida, Intermarché, la tercera cadena de supermercados más grande de Francia, decidió vender las frutas y verduras “imperfectas”, con un 30% por ciento de descuento. Una manzana deforme, una zanahoria con dos patas, un limón con una abolladura… Fue lanzada en impresos, espectaculares, anuncios de TV, radio y redes sociales. La campaña pronto se convirtió en una marca: los “vegetales ignominiosos” se convirtieron en protagonistas de jugos y sopas.
¿Los resultados? Una campaña sumamente exitosa, con resultados positivos tanto para la empresa como para los productores y los clientes: los consumidores obtuvieron productos de la misma calidad a un precio más bajo, los agricultores pudieron vender productos que suelen tirar a la basura y la empresa incrementó sus ventas al crear una nueva línea de productos.

H&M Conscious

hym

Son pocas las compañías dispuestas a sacrificar sus ganancias a corto plazo con tal de propiciar un cambio de fondo. Una de ellas es H&M, una de las cadenas de “moda rápida” más populares del mundo.  En su sitio web, la empresa señala “estamos preparados para enfrentar los retos de nuestra industria. Agua limpia, cambio climático, desechos textiles y pobres condiciones de trabajo en las fábricas son algunas de las cuestiones clave”.  Conscious Foundation surgió en 2013 para complementar el trabajo de sostenibilidad de la empresa. Las donaciones se han invertido en programas educativos, programas de acceso a agua limpia en las comunidades y programas que favorecen los derechos de las mujeres. En las tiendas, las prendas hechas con materiales sustentables (como algodón orgánico) están marcadas con una etiqueta verde, que señala que su producción tuvo un impacto mínimo en el medio ambiente.

Ben & Jerry’s

helado

Ben & Jerry’s también promociona sus prácticas ambientales obteniendo el papel para sus productos de compañías que llevan a cabo prácticas sustentables y de responsabilidad social. El marketing ecológico más conocido de Ben & Jerry’s posiblemente provenga de sus marchas en Washington para protestar contra varias cuestiones. Una de estas fue el esfuerzo “Baked Alaska” contra la perforación en el refugio ártico.